Entrevista en Levante

Entrevista en Levante

Levante. El Mercantil Valenciano

Valencia
15 de Noviembre de 2009

Por J.R. SEGUI

 

UISO ALEMANY.

PROBABLEMENTE SEA UNO DE LOS ÚLTIMOS BOHEMIOS, AUNQUE ÉL SE DEFINA COMO UNA RARA AVIS QUE TIENE LA SUERTE DE PODER SER LIBRE. AHORA VIVE A CABALLO ENTRE BRASIL, CUBA Y VALENCIA, PERO ADMITE QUE CUANDO REGRESA A LA CIUDAD LO QUE LE PRODUCE ES CIERTO SONROJO POR EL CONFORMISMO QUE DESCUBRE. ASEGURA QUE AUN NO HA PINTADO EL CUADRO DE SU VIDA Y QUE SI ES UN NÓMADA DE LA PINTURA ES PORQUE EL ESTUDIO ACABA CONVIRTIENDO AL ARTISTA EN UN PRESO. PARA VER SU ÚLTIMA COLECCIÓN HAY QUE IR A SALVADOR DE BAHÍA.

 

P. ¿Es usted un nómada del arte?.

R. Lo más parecido a él. Cuando tenia 17 años decidí irme de este país. Me instale en Alemania y después, en París. Deje de viajar por Europa porque me sentía como en una cárcel. Entonces opte por irme más lejos. Ahora vivo entre Brasil, Valencia y Cuba.

P. ¿Aquí solo parecen existir Calatrava y Váldez como referentes estéticos?.

R. Para mi Calatrava es fachada, fachada, fachada. He tenido la suerte de exponer en el Museo de Oscar Niemeyer en Curitiba, Brasil, donde no hay voluntad alguna en él de destacar por su envoltura sino que está pensado para que las obras de los artistas destaquen. A sus 103 años, es un arquitecto que se involucra en los proyectos porque se los cree, lo hace por necesidad de expresarse y no por necesidad económica.

P. ¿Qué piensa del arte?.

R. El arte, afortunadamente, no precisa de nadie. Que nadie lo utilice o lo maree. Al final no quedan en la memoria los “artistas” que buscan dinero, solo los que refrenda la vida y la historia.

P. ¿Hay que creer a los críticos?.

R. Una gran cantidad de teóricos, en el fondo, hubieran querido ser artistas. Tom Wolfe ya dijo en “LA PALABRA PINTADA” que ahora los críticos son los artistas porque es la palabra lo que interesa. Hay gente que tiene rigor y criterio y otros que solo escriben al dictado.

P. ¿Lo suyo es siempre una huida?.

R. El estudio acaba siendo una cárcel que solo conduce a la rutina. Ver mundo cambia radicalmente una obra. La pintura está dentro de uno mismo. Va contigo. Es tu maleta o tu eres la suya. Pero hay que salir del agujerito.